¿Cómo cuidar las extensiones de cabello natural?

Las extensiones de cabello natural son la tendencia del momento, y la solución perfecta para quienes desean alargar su melena, tener un cabello con más volumen y cambiar radicalmente su look rápidamente. Si normalmente cuidamos nuestro cabello con mucha atención, cuando llevamos extensiones de cabello natural con mayor razón debemos cuidarlas de forma especial ya que es necesario mantenerlas en buen estado para que nos duren más tiempo y no se note que llevamos extensiones.

Las extensiones de cabello natural, de la misma forma que el resto de tu melena, siempre deben estar bien limpias e impecables. Es importante seguir estos pasos para que la forma de lavado sea la más adecuada, así las extensiones estarán en mejores condiciones:

LAVADO:

  • Antes de lavar el cabello, cepilla las extensiones para deshacer los posibles enredos.
  • Lava el cabello desde la coronilla hasta las puntas y siempre con agua tibia, ya que el agua muy caliente puede dañar el aspecto de las extensiones.
  • Utiliza un shampoo suave que sea de calidad. Hay productos específicos para las extensiones, por lo que es aconsejable consultar con tu estilista y saber cuál es el mejor producto para ti.
  • No frotes el cabello, realiza un masaje muy suave de arriba hacia abajo, con delicadeza.
  • Es muy importante humedecer el cabello de manera gradual y poco a poco para evitar que se formen enredos.
  • Utiliza un acondicionador suave o una mascarilla nutritiva e hidratante para completar el proceso y enjuaga con agua tibia.

CEPILLADO:

  • Es fundamental cepillar las extensiones durante 2 o 3 veces al día. Hazlo con un cepillo de cerdas suaves y anchas, empieza a peinarlo por las puntas en dirección hacia arriba. Existe un cepillo especial para extensiones que es estupendo para evitar que las extensiones se bajen y puedan desprenderse con facilidad debido a un fuerte tirón.
  • El calor es un gran enemigo para las extensiones de cabello, por lo que es preferible dejar secar la melena naturalmente y no abusar del uso de secadores, planchas alisadoras y rizadores.

Al momento de dormir, nunca lo hagas con el cabello húmedo puesto que las extensiones pueden debilitarse, enredarse demasiado y adquirir un mal olor a humedad. Además, es aconsejable dormir con el pelo recogido en una trenza o coleta. Asimismo, también debes proteger tus extensiones de agresiones externas como el agua de la alberca y del mar. Utiliza algún producto anticloro o con filtro solar para proteger tu cabello y llévalo recogido. Te aconsejamos que en cuanto salgas del agua cepilles suavemente tu pelo y lo desenredes por completo.